8/9/08

LA NUEVA LEY DEL ABORTO

El Gobierno español está estudiando un proyecto para aprobar una nueva ley sobre el aborto.
Reflexionemos un poco sobre ello. Los partidarios del mismo dicen que el feto se puede eliminar del vientre de la madre porque aún no es persona,por lo tanto no le asiste ningún derecho, y menos aún disfrutar de los tan difundidos derechos humanos.
No soy biólogo, ni bioquímico ni bioético, sólo soy un simple historiador y un ser pensante, por lo que tengo derecho, todo el del mundo, a opinar sobre ello y me hago la siguiente pregunta: ¿cuándo piensan los abortistas que el zigoto se convierte en persona? ¿Cuándo le permiten participar de aquello a lo que todos los seres humanos, por el mismo mero hecho de serlo, aspiramos?. ¿Con un mes, con dos, con cinco?
Para mí que desde el mismo momento en el que el esparmetozoide se introduce en el óvulo y lo fecunda, ya se es ser humano, con todos los derechos de los que disfrutamos los que andamos por este triste mundo. Por ahora sólo tendrá derechos,el más principal, irrenunciable e ineludible de de la vida, ya, cuando empiece a ser responsable, tendrá obligaciones.
Para explicarlo voy aponer un simple ejemplo, tanto que parecerá de Perogrullo.Ahí va:
Resulta que un labrador tiene sembrado un campo de trigo, pero aún sólo son plantas que no miden más de diez centímetros. Un pastor de cabras con un gran rebaño pasa cerca de él. Las cabras, pobres animales, tienen hambre. Ven el verde tan apetitoso que no se pueden resistir y, todas en tropel, invaden dicho campo al que arrasan y lo dejan sin posibilidad de que esas eliminadas plantas puedan retoñar. Pero mira por dónde, el dueño del trigal está cerca. Le toma el nombre al pastor y le pone una denuncia ante el juez porque las cabras han destrozado su trigal.Alguien dirá: "Eso no era un trigal, era un campo de verde". Pero el juez, con muy buen criterio, opina que ese verde estaba en camino de convertirse en un exhuberante y espléndido trigal que le reportaría a su dueño un buen beneficio tras haberlo segado, así que condena al cabrero a una fuerte multa que compensa al propieterio de la plantación del trigo que ha perdido porque sus cabras han destrozado lo sembrado por él. Éste con ella se resarce del dinero que podría haber obtenido cuando hubiese recogido el trigo en sazón.
¿Qué diferencia hay entre esas plantas que, llegado su momento, se cargarán de ubérrimas espigas produciendo granos de trigo en toda su madurez, con la de un zigoto que, transcurrido el tiempo de la gestación llegará a ser una persona humana y, con el evolucionar de la vida, un ser que puede ser gloria de la Humanidad?
Opino que es mayor crimen privar de la vida a un no nato que unas cabras se coman unas pocas plantas de trigo. Por ello los jueces deberían de actuar y considerar como crimen toda eliminación de vida en el vientre materno.