6/5/10

BREVE COMPENDIO SOBRE EL LIBRO “EL GOBIERNO MUNICIPAL DE CÓRDOBA EN LA ÉPOCA DE CARLOS I”

¿Qué encontraremos en “EL GOBIERNO MUNICIPAL DE CÓRDOBA EN LA ÉPOCA DE CARLOS I”?: Un viaje al pasado.
El tiempo en el que vivimos nos habla de la posibilidad de viajes al pasado y al futuro utilizando las nuevas tecnologías que están en vía de conseguirse. Este libro no necesita ninguna de ellas para llevarlos a cabo.
La nave que utilizaremos para retroceder quinientos años será la completísima fuente de datos que nos brindan las Actas del Cabildo municipal de la época y los documentos emanados de la Corona dirigidos a Córdoba.
A través de ellos podremos conocer la historia de Córdoba de forma palpitante y vívida, las preocupaciones, anhelos e inquietudes de lo cordobeses de hace 500 años.
El libro está estructurado de la siguiente manera.
Primero un estudio sobre la intervención del Poder real en el gobierno de las ciudades, las funciones del Regimiento municipal (hoy Ayuntamiento), sus componentes: el Corregidor, extensión del poder del Rey en las ciudades que vela para que la autoridad de éste no sea menoscabada. Los Caballeros Veinticuatro, verdaderos responsables de la gestión de gobierno local y los Jurados, en sus inicios auténticos representantes del pueblo y ya en el siglo XVI simplemente transmisores del éste pero sin voz ni voto.
Desglosa la forma en que cada uno es designado para el cargo, la toma de posesión del mismo, sus funciones, sus salarios y sus asistencias a las reuniones del Cabildo municipal. Ya se daba el absentismo de los hoy llamados político a las reuniones de gobierno municipal.
También analiza los oficios municipales no de gobierno y la manera en que deben de desempeñarlo quienes los ostentan.
A través del mismo podremos conocer de primera mano, pues las fuentes son documentos originales inéditos, cómo se gobernaba una ciudad del Reino en aquella época, ya que, aunque el trabajo sea un estudio sobre a Córdoba, se puede extrapolar a cualquier ciudad castellana.
Las actas de las sesiones capitulares son la expresión más genuina y pormenorizada de la vida de la ciudad.
Ellas recogen y nos informan de todas las inquietudes de los cordobeses de entonces que no difieren mucho de las de hoy día.
Nos hablan de los salarios de los trabajadores de los distintos oficios, de las paga extraordinaria de Navidad, de las multas que han de abonar quienes no los desempeñen bien. De lo que se les abona a los correos por traer o llevar cartas a la Corte o a otros lugares.
Nos ponen en contacto con el arreglo de las calles, puertas, puentes, adarves, desecaciones de arroyos, murallas, paredes y un largo etc. y conoceremos al maestro Siloé.
También nos dan a conocer los precios de los artículos de consumo regulados, fijados y controlados por el Regimiento. Sabremos el costo del pescado, la carne, las aves el tocino, el trigo las velas, el jabón, los ladrillos, la cal, la paja y de todo de lo que se abastece la ciudad.
Conoceremos cuánto paga el Cabildo municipal por la matanza de un lobo o de un lobezno y el total de estos animales muertos en el periodo estudiado. Entonces eran perseguidos.
Nos hablan del cobro de los tributos, tanto reales, cuanto municipales. Sobre qué productos alimenticios recae la sisa (especie de impuesto) que servirá para las obras municipales o para pagar al Rey.
Veremos las levas de soldados que se hacen en el reino de Córdoba para las guerras de Carlos I o para la conquista de América y nos enteraremos de quienes los mandaban y de sus armas.
Sabremos cuánto valía una ballesta, una saeta, un arcabuz o una pica.
Nos enterarán del salario (nunca se dice limosna) que se le paga a los pobres y que tendrá que ser aprobado por el Monarca, así como de dádivas a particulares o conventos.
Conoceremos a las mujeres que ganan dineros (prostitutas) cuya actividad es vigilada y regulada por el Ayuntamiento.
Sabremos quien es Maese Luís (sí el de la calle).
Resumiendo: entraremos en contacto y nos empaparemos de la vida de nuestros antepasados y parecerá que vivimos entre ellos, ya que este libro no es solamente para estudiosos de la materia, sino para todo el público en general que quiera saber la vida de los cordobeses en el siglo XVI.
Manuel Villegas Ruiz
Dr. en Filosofía y Letras (Gª e Hª)