12/10/08

¿QUÉ PRETENDE ZAPATERO?

PUBLICADO EN EL DIARIO ABC EL 8-10-08

El 24 de septiembre de este año la policía francesa (gendarmes) captura 14 miembros de Batasuna. Pocos días antes habían apresado a otros dos. En total dieciséis. El mismo día 25 nuestro ínclito prócer y Presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, en un discurso ante las Naciones Unidas, para darse importancia e inflarse como un pavo o como la fábula de la rana y el buey, presumiendo de la disposición de su gobierno para hacer frente a la crítica económica que asola al mundo entero, no tiene mejor ocurrencia que agraviar a Berlusconi y a Sarkozy. Éste Presidente francés que tanto nos está ayudando en la lucha contra ETA y tantas muestras de apoyo y comprensión nos ha proporcionado.
¿Qué pretende este hombre, enfrentarse con todo el mundo? ¿Qué Francia deje de prestarnos su valiosa ayuda en la lucha que llevamos soportando cuarenta años o más, contra la banda de ratas asesinas y criminales y que vuelva a hacer como en nefastos años anteriores en los que consideraba la cuestión de estos delincuentes como un problema de España y cuando algo ocurría, miraba para otro lado?
¿No se da cuenta del lugar casi nulo que ocupa nuestra política internacional en el concierto de las naciones, gracias a si “atinada” diplomacia?
El aspirante republicano a la presidencia de los EE.UU., creía que España era un estado de Sudamérica. Nuestro País cuenta poco o casi nada entre las naciones más importantes.
Esto se lo debemos al bien hacer de Zapatero. Con todas las “trastadas” que ha cometido: Despreciar olímpicamente el paso de la bandera de EE.UU. cuando no se dignó levantarse al sonar el himno norteamericano ni al pasar su bandera. Que sepa que uno de los peores insultos que se le puede inferir a un estadounidense es repudiar su enseña nacional o menospreciar el himno de su nación. Así le va con Bush. ¿Cuántas veces le ha dirigido la palabra más de unos pocos segundos?
Con Ángela Merkel también solución “adivinando” que no llegaría a ser la presidenta de su país. Estuvo “acertadísimo” Su clarividencia fue paradigmática.
Así nos va. España significa muy poco entre las demás naciones punteras en el mundo.
¡A ver cuando se da cuenta este hombre del mal que nos está acarreando su exceso de soberbia!
Realmente tiene actitudes de un niño mal criado que, cuando no consigue lo que quiere, coge una pataleta.
Que se entere de una vez que es el representante de todos, repito todos los españoles y que tiene que mirar, mimar y cuidar no sólo al País sino a sus ciudadanos.
Que considere que su cargo no es vitalicio, ¡Qué más quisiera él¡
Que siga por esos derroteros y veremos a ver quien le vota en las próximas elecciones.


Córdoba, septiembre,2008

Manuel Villegas Ruiz